Cometas 

 

  Contenido: Introducción:

                 Colas cometarias  

                 Imágenes de cometas 

                 Un poco de historia

                Visibilidad de los cometas

                Técnicas para la observación visual de los cometas

                 Sky Map actualización

 

 

  Introducción:

Los cometas son «bolas de nieve sucia», que habitan en los confines del Sistema Solar, en una gigantesca envoltura compuesta por la Nube de Oort y el Cinturón de Kuiper, que probablemente se formó, junto al resto de nuestro Sistema Solar, hace unos 4.500 millones de años. Sometidos a la fuerza de la gravedad, como cualquier objeto del Universo, de vez en cuando sucede que choques entre ellos o el «tirón gravitatorio» de una estrella cercana son capaces de arrancarlos de su nube precipitándolos hacia el Sol. Una vez iniciado el viaje, nuevos encuentros gravitatorios definirán su órbita. Una órbita parabólica o hiperbólica (ambas curvas abiertas) significa que el cometa caerá hacia el Sol, lo rodeará y se alejará de él para no volver nunca más. Una órbita elíptica (curva cerrada) nos indica que el cometa volverá y, cuanto menos alargada sea la elipse, menos tiempo tardará en hacerlo.

Distancia del Sol al Cinturón de Kuiper: entre 30 UA y 12.000 UA (la capa exterior del Cinturón de Kuiper limita con la capa interior de la Nube de Oort).
Distancia del Sol a la Nube de Oort: entre 12.000 y 150.000 UA (la capa exterior de la nube de Oort, al contrario que la del cinturón de Kuiper, es bastante irregular, debido a que el dominio gravitatorio del Sol es menor en las direcciones de estrellas cercanas).
Distancia media de la Tierra a Plutón: 40 UA
Distancia de la Tierra a la estrella más cercana: aproximadamente 275.000 UA.
1 UA = 150 millones de km (distancia media de la Tierra al Sol).

 

Colas cometarias

Los cometas pueden tener varias colas. Éstas, a su vez, pueden ser de polvo o de gas*. Ambos tipos de cola apuntan en dirección opuesta al Sol, aunque las de polvo suelen estar ligeramente curvadas**. En algunos cometas se ha observado una «anticola» (cola que, desde nuestra perspectiva, parece apuntar al Sol).

(*) Con la observación, desde el Observatorio del Roque de los Muchachos, de una cola neutra (sodio y potasio) en el Hale-Bopp, se abría una nueva diferenciación entre las colas de gas de los cometas. Las de gas neutro, al contrario de lo que ocurre con las de gas no neutro, dejan de ser visibles al ionizarse.

(**) La curvatura se debe a que cada partícula de la cola del cometa adquiere su propia órbita desde el momento en que se separa del núcleo.

 

Perihelio: punto de la órbita más cercano al Sol.

hyakutake.jpg (27260 bytes) cometa Hyakutake 1996

Un poco de historia

Desde la Antigüedad, los cometas han despertado inquietud en el ser humano, y no es para menos pues, aparte de la belleza de su visión, hoy sabemos que tanto el origen de la vida como la desaparición de algunas especies, entre las que se encuentran los dinosaurios, pudo haberse originado tras impactos de cometas sobre la Tierra. Estas colisiones son improbables, pero no imposibles. De hecho, en 1994 fuimos testigos directos del choque del cometa Shoemaker-Levy con Júpiter.

Las referencias más antiguas que existen sobre cometas son anteriores al segundo milenio a.C., (véase Pingré, Alexandre Cometographic. Impr. Royale, 1783). Aunque para algunos investigadores, la primera observación fiable de un cometa data del 1059/1058 a.C. y es posible que fuera el cometa Halley. Los chinos cuentan que «una estrella escoba apareció con el palo apuntando hacia el este».

Mucho tiempo después, Séneca (4 a.C.-65 d.C) comprendió que eran cuerpos celestes y no exhalaciones de la atmósfera, como creían Aristóteles y Ptolomeo. Pero no fue hasta 1577 que Tycho Brahe demostró que los cometas procedían del espacio, mucho más allá de la órbita de la Luna. En 1682, Edmund Halley demostraría la periodicidad de los mismos al probar que el cometa que se observó ese año era el mismo que se había visto en los años 1456, 1531 y 1607 (cada 76 años, aproximadamente). Su predicción de que el «Halley» volvería al cabo de otros 76 años se cumplió, aunque él ya estaba muerto para verlo. La última vez que el Halley nos visitó fue en 1986.

  Imagenes:

cometa Hale Bopp

halebopp.jpg (41434 bytes)

cometa Utsonomiya- Jones

Comet_U_Jones29Nov.gif (251607 bytes)

cometa Halley en 1986

Halley.jpg (19450 bytes)

cometa Utsonomiya

utsonmiya y mercurio.jpg (17543 bytes)

cometa A2 180S

A2_180S_copia.jpg (59031 bytes)

cometa o95 Clark

95o1clark2.jpg (38007 bytes)

Visibilidad de los cometas

 

Son muchos los cometas que visitan el Sol, pero pocos los que conseguimos observar con telescopios desde la Tierra y muy pocos los que podemos apreciar a simple vista.

La visibilidad de un cometa no depende sólo de su tamaño y composición, sino también de su distancia a la Tierra y al Sol.

Cuadro de algunos de los grandes cometas del siglo por su magnitud aparente*

Cometas del siglo

Magnitud Aparente

Año de paso

Hale-Bopp

-1,0

1997

Hyakutake

0,5

1996

Halley

2

1986

West

-3,5

1976

Bennett

1

1970

Ikeya-Seki

-10

1965

Arend-Roland

1

1957

Mrkos

1

1957

Cometa del eclipse

2

1948

Skjellerup-Maristany

-6

1927

Gran cometa de día

-4

1910

Halley

-0,2

1910

Las magnitudes aparentes indicadas en la tabla, corresponden al momento de mayor brillo del cometa observado desde la Tierra.

Las magnitudes negativas, en contra de lo que pudiera parecernos, representan más brillo que las positivas. La magnitud aparente del Sol es -26,7, la de Venus -4,7 (en su máximo) y la de la Estrella Polar 2.

El Hyakutake, veinte veces más pequeño que el Hale-Bopp, pasó casi 15 veces más cerca de nosotros, de ahí que su magnitud aparente no difiriese mucho de la magnitud aparente del Hale-Bopp.

(*) La magnitud aparente de los cuerpos celestes, indica el brillo con el que son observados desde la Tierra.

 

Técnica para la observación visual de cometas:

Objetivo científico de la observación de cometas: 

La principal importancia de los cometas es la información que pueden proporcionarnos sobre el origen del Sistema Solar, ya que mantienen la misma composición química que tenían en el momento de su formación. Como objetos celestes propiamente dicho, interesa conocer los fenómenos que en ellos tienen lugar y que indirectamente ayudan a comprender la dinámica del Sistema Solar ( fuerzas gravitacionales, fenómenos de resonancia, distribución de temperaturas, viento solar, etc. El proceso que da origen a la cola y coma de los cometas es bien conocido ; la radiación eleva la temperatura del núcleo hasta que los elementos más volátiles comienzan a sublimar, escapando del campo gravitatorio del núcleo.

Condiciones generales de observación:

Los cometas son cuerpos con un movimiento aparente muy rápido sobre el cielo. Durante gran parte del tiempo que pueden ser observados se mantienen en las cercanías del sol, tanto en el cielo matutino como el vespertino y a pocos grados de altura sobre el horizonte. De ahí que sea recomendado buscar un lugar de observación con el horizonte despejado y limpio, lejos de la ciudad. La cola y la coma desaparecen rápidamente si las condiciones de oscuridad no son las ideales. Los cometas no requieren instrumental sofisticado aunque todos son útiles. Si el cometa es débil, para su observación será necesario disponer de un telescopio de apertura media (entre 15 y 25 cm) y de corta relación focal (f/4 o f//5. Como norma general, la utilización de prismáticos es muy recomendable por el amplio campo que abarcan. Durante la observación se empleara una tenue luz roja que no deslumbre y que permita tomar los datos necesarios. Todas las horas se expresaran en TU( tiempo universal) y siempre se indicara la magnitud de la estrella más débil (MALE) visible a simple vista.

Metodología de observación:

Uno de los objetivos principales de la observación de cometas es el registro fiel de sus características. Un aporte importante se puede realizar a partir de un dibujo, éste debe comenzar por las estrellas que se distinguen en el campo de visión. Tras haberlas la situado correctamente y manteniendo las distancias, se indica el Norte y el Este, así como el diámetro del campo en segundos de arco, A continuación se localiza el cometa con relación con respecto a las estrellas. Primero se dibuja la coma lo mas exactamente posible, si hay condensación central se toma como punto de referencia para localizar la posición del cometa. Finalmente se dibuja la cola n la posición correcta. Una vez hecho esto se pasa a dibujar los detalles finos que se observan. Cuando esta hecho el dibujo, se empieza a tomar los datos numéricos del cometa: Magnitud global de la coma, grado de condensación, diámetro de la coma, etc. Se anota la hora en T. U.

3.1 Grado de Condensación de la coma:

Da una idea de la densidad de la envoltura que rodea al núcleo La escala utilizada aquí para el grado de condensación es la misma que recomendó el International Halley Watch (I.H.W) y toma valores entre 0 y 9.

3.2 Magnitud Visual de la Coma:

Es el dato más importante que puede obtenerse de un cometa. No se debe utilizar ningún tipo de filtro y siempre debe especificarse la magnitud limite del cielo (MALE). Veremos el método mas utilizado por los aficionados para estimar la magnitud global del cometa. 

Método de Sidgwick:

Se buscan dos estrellas A y B cercanas al cometa de manera que una sea más brillante que la coma y la otra más débil. El aumento a emplear será de 1.5 o 2 veces el diámetro del telescopio en cm. Con la coma enfocada se memoriza el brillo. A continuación se buscan las estrellas (A y B) y se desenfocan hasta que el diámetro sea igual al que recordamos de la coma enfocada. Entonces se divide la diferencia de brillo entre A y B desenfocadas en diez intervalos. Se anota en que intervalo de la diferencia de brillo entre A y B cae la coma, esto requiere de mucha practica.

3.3Fotografía :

Muchos de los datos anteriormente comentados pueden obtenerse a partir de buenas fotografías. Estas pueden hacerse con telescopio, con teleobjetivos o simplemente con cámara sin ningún instrumento óptico más. Como cada cometa es distinto, para obtener una buena fotografía lo mejor es realizar una secuencia de fotos con distintos tiempos de exposición, por ejemplo, podrían ser 2, 4, 8, 16,32segundos pasando a 1 minuto para cámara montada sobre trípode sin seguimiento. De esta forma, alguna saldrá mejor y así se podrá calcular cual es la exposición óptima. En la fotografía de cometas es preferible el uso de película blanco y negro, tales como TRI-X, la sensibilidad del film debe ser alta como mínimo de 400 ASA 

Sky map

Haciendo clic aquí podrás ver cómo mantener actualizada la base de datos de los asteroides y cometas que brinda el MPC.

Es sumamente útil para visualizar gráficamente la ubicación de estos objetos, y permite en una primera aproximación, fijar los objetivos para la sesión de observación.

 

Inicio